Buscar este blog

viernes, 26 de junio de 2015

Innovación Disruptiva en la Oficina Publica Saludable

Innovación disruptiva




El concepto de “Innovación Disruptiva” es relativamente nuevo, fue introducido por Clayton Christensen (profesor en Harvard Business School wwww.claytonchristensen.com) en 1997 en el libro “The innovators dilema” y se refiere a como puede un producto o servicio que en sus orígenes nace como algo residual o como una simple aplicación sin muchos seguidores o usuarios convertirse en poco tiempo en el producto o servicio líder del mercado.

Para explicarlo mejor hablaremos también de la “Innovación Evolutiva” que es la que muchas empresas que son ya líderes del mercado practican, estas empresas tienen un tipo de evolución que consiste en mejorar gradualmente lo que ya tienen para así aumentar los beneficios pero sin preocuparse demasiado de hacer grandes cambios que supongan romper radicalmente con sus procesos o crear nuevos productos. Estas empresas tampoco se fijan en los nuevos productos o servicios de otras compañías porque en principio no suponen para ellas una amenaza y es aquí donde pueden ganar terreno las empresas que llegan nuevas y que compiten casi siempre en inferioridad de condiciones aunque al mismo tiempo ofrecen un servicio totalmente nuevo o más barato aunque sea de peor calidad y que con el tiempo van mejorando y evolucionando y van captando poco a poco un mayor número de seguidores hasta que al final se produce el cambio y se convierten en líderes del mercado, en ese momento se ha consumado la “Innovación Disruptiva”, se ha producido un cambio brusco que rompe con el modelo anterior y las empresas antes líderes pierden esa posición de liderazgo.
La disrupción ocurre por tanto cuando las empresas emergentes usan nuevas tecnologías o nuevos modelos de negocio y superan en el mercado a las que hasta entonces eran las líderes.
Llega un momento en que los usuarios no perciben como una ventaja diferencial el tipo de innovación evolutiva que se ha aplicado a un producto, porque ya no necesitan todas esas prestaciones nuevas que el fabricante le ha añadido para a
umentar el beneficio y entonces el fabricante se vuelve vulnerable y deja de ser determinante la evolución de ese determinado producto, a partir de ese momento puede pasar a ser determinante el precio de dicho producto o simplemente llegará otro producto con una nueva tecnología disruptiva que competirá con el producto anterior y con la tecnología establecida. Lo más normal es que los productos o servicios nuevos sean más fáciles de usar y más económicos que los productos que ya estaban en el mercado antes y de esta manera consiguen captar rápidamente el interés de los consumidores.
Tenemos casos de innovación disruptiva por ejemplo en Facebook y cómo se hizo líder en poco tiempo aportando un servicio novedoso o como Skype apostó por el modelo de voz IP cuando las grandes compañías de telecomunicaciones no se ocupaban de esta tecnología y así pudo poco a poco buscar su nicho e ir mejorando y ocupando cuota de mercado hasta convertirse en una compañía líder de comunicaciones. Más casos son las nuevas maneras de distribuir la música vía internet que están volviendo obsoletos los modelos tradicionales de comercialización de música, las tabletas frente a los ordenadores, los nuevos sistemas operativos de móviles que llegaron con sus aplicaciones, etc.
La mayoría de las empresas no pueden invertir grandes recursos en la investigación de nuevos modelos porque suponen un elevado coste para ellas y no todos los procesos de investigación que se inician culminan con éxito con la consiguiente pérdida económica que ello implica, sin embargo no se puede dejar de lado la investigación de nuevos modelos, hay que minimizar el coste de los procesos de innovación para que se puedan asumir en las empresas, hoy en día se empieza a popularizar la subcontratación de los procesos de innovación.
El austriaco Joseph Schumpeter tenía en mente la “Innovación Disruptiva” cuando utilizó la “Destrucción Creativa” para describir sus teorías sobre el modo en que el emprendimiento sirve de estímulo al sistema capitalista.
En la pasada edición de La Red Innova, Luke Williams puso a la película de Alfred Hitchcock, Psicosis, como ejemplo de disrupción, la película narra la historia de una mujer que roba un banco y huye con el dinero, el director le hace entrar en una ducha y de esa manera da un giro completo a la historia, desaparece cualquier referencia al robo y al dinero y se nos presenta a partir de ese momento un escenario totalmente nuevo que ha servido como ejemplo del cine de suspense.
Esa misma disrupción es la que propone Luke Williams (Frog www.frogdesign.com) en el mundo de la empresa, “Cómo desarrollar ideas rompedoras para cambiar tu industria”, la clave: Sorprender al consumidor, elegir, como Hitchcook un camino diferente que nadie se espera y que en el mercado genere su propia demanda. ¿Cómo ofrecérselo al mercado? Con un fórmula infalible: Creatividad.

Cómo enfrentar la innovación disruptiva

En la charla brindada por Sebastián Campanario en el marco de la entrega de los Randstad Award 2015, el economista especializado en economía no convencional puso de manifiesto la capacidad de adaptación y superación de los cambios disruptivos que día a día hacen de nuestro mundo un lugar en constante y veloz evolución.
¿Cómo se mueve el mundo rápidamente hacia adelante? Campanario brindó algunas pautas esenciales sobre los cambios que atravesamos. La Universidad de Oxford ha publicado una investigación acerca de los trabajos más susceptibles de ser reemplazados por la tecnología. Sí, eventualmente las máquinas cumplirán las predicciones de la ciencia ficción, y la cantidad de empleos para los seres humanos se reducirá cada vez más.
Por otra parte, de una encuesta realizada exclusivamente a jóvenes de la generación Y sobre si se consideraban “empleados”, “emprendedores”, u “otros”, la categoría más votada fue la de “otros”. Eso refleja que los cambios repentinos están repercutiendo en la visión que los recientes trabajadores tienen de sí mismos: se considera algo indefinido o, mejor dicho, algo que todavía no ha sido definido. Mientras dure la espera de esa definición, las áreas de RR.HH y employer branding deben adaptarse a este escenario, y saber cómo interpelar, en esa categoría, a los candidatos del futuro.
Campanario relató una historia verídica para ejemplificar la estrategia que sugiera hay que adoptar frente a estos cambios disruptivos que ya son presente. En 1958, en la bahía de Lituya, Alaska, un glaciar se derrumbó, provocando la ola más grande de la historia, con más de 500 metros de altura y desplazándose a una velocidad de 200 kilómetros por hora. Solo seis personas estuvieron en el lugar de los hechos. De ellas, dos fallecen en el acto al ser aplastados por la enorme columna de agua. Otros dos se deslizan con su embarcación, hasta que finalmente son derribados. Luego del naufragio, otra embarcación los rescata con vida. Campanario hace una pausa, y cuenta la historia de los últimos dos, verdaderos protagonistas de la historia. Howard Ulhrich y su hijo de siete años logran esquivar la muerte conduciendo su barca hacia la ola. No escaparon de la tragedia, ni se paralizaron por el terror, sino que decidieron atacar allí donde la ola todavía no había crecido a sus máximas proporciones.
La innovación y los cambios disruptivos poseen la fuerza de esa enorme ola que se desplaza a toda velocidad y que no se detiene ante nada. Las personas, las empresas, los empleados, los jóvenes, deben elegir: la parálisis nos hundirá, escapar nos permitirá sobrevivir a duras penas pero atacar la fuerza disruptiva con anticipación, valentía y creatividad nos permitirá continuar sanos y salvos hacia el futuro.


Fuente:http://www.luisan.net/blog/marketing/innovacion-disruptiva
https://www.randstad.com.ar/tendencias-360/archivo/como-enfrentar-la-innovacion-disruptiva_77/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Levantarse de la silla cada 30 minutos alarga la vida en la Oficina Publica Saludable

Levantarse de la silla cada 30 minutos alarga la vida Sentarse menos y moverse más: es lo que recomiendan los expertos y las autoridades s...