Buscar este blog

miércoles, 7 de mayo de 2014

¡Ambientes de trabajo enfermizos!!! y Oficina Publica Saludable

¡Ambientes de trabajo enfermizos!!!



:: Maria Isabel Carapinha ::
Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

El crecimiento de la economía global y el intercambio económico, financiero y tecnológico de las empresas de manera descontrolada y ambiciosa han hecho que el ser humano dejase de existir como ser Divino. Las personas pasaron a ser clasificadas por números y metas asociadas. Lo mejor de cada uno muchas veces deja de ser demostrado debido a la presión diaria que sufre.
El prestigio personal de algunos ni al menos evalúa estructuras, lo que importa son los números… ¿Será que en determinado momento aquella persona ha dejado de producir por algún motivo personal? Esto realmente no importa, la ceguera por el dinero hace que todo eso sea dejado de lado.
Muchos son los relatos que escucho en mi consultorio sobre la manera en cómo se vive hoy dentro de las empresas. El miedo se ha instalado en todos, la competición es enfermiza… Se tiene la nítida impresión de animales luchando por la caza… ¿A dónde vamos a parar con todo eso?



¿Será que unos seres Divinos como somos nosotros, debemos vivir así? La búsqueda del equilibrio personal y de metas Divinas hace que estas situaciones enfermizas puedan ser contempladas de manera clara y surjan oportunidades para que las empresas modifiquen el ambiente de trabajo, o para que las personas encuentren otros lugares con sintonías similares a las suyas.
Lo que debes hacer tú, que vives esta situación, es decretar para ti mismo que no es esto lo que deseas para tu vida, que simplemente deseas vivir en armonía y plenitud, sin esa desesperación diaria.
El trabajo con la mesa radiónica nos conduce al nivel de observadores, y cuando tenemos la capacidad de observar y de no entrar en la energía del local, podemos evaluar qué es lo que deseamos para nuestra vida y cuál es nuestra misión de vida.
Si te sientes cansado, falto de energía, sin ánimo ni entusiasmo para levantarte por la mañana temprano, si te sientes agresivo y pesimista, triste, nervioso, ansioso, sin concentración, con ganas de esfumarte, de mandar todo a paseo, si padeces insomnio o problemas varios de salud, todo esto es indicio de que perteneces a un ambiente enfermizo y necesitas de manera urgente cuidar de tu energía.

¡Este ambiente enfermizo también puede ser tu ambiente familiar! ¿Será que la armonía reina en tu casa? Todo esto es muy fácil de determinar cuando iniciamos un trabajo energético con nosotros mismos. Logramos cambiar el patrón vibracional y, cambiando ese patrón, las situaciones y personas que deben pertenecer a nuestra vida, simplemente surgen y, de esta forma, pasamos a crecer como persona, tan solo por el hecho de estar, entonces, siguiendo nuestro propósito de vida.
Es muy común ver a un crío reír diversas veces en el día, puesto que tiene toda la pureza de la vida, es inocente, no ha sufrido bloqueos energéticos, por eso no le importa lo que vayan a pensar de él…
¿Será que en tu vida hoy existe espacio para la alegría? ¿Será que tú hoy sonríes al menos tres veces al día? Si no es así… ¿Qué es lo que ha ocurrido contigo a lo largo de todo ese tiempo? ¿Será que tu energía está bloqueada? ¿O será que los patrones vibracionales negativos han pasado a formar parte de tu día a día?
Los patrones vibracionales negativos se instalan en nuestras vidas como reacción frente a situaciones que vivimos; es como si fuese una adaptación para evitar el sufrimiento.
En este punto, la alerta interna debe ponerse en marcha: ¡no quiero vivir así! Quiero cambiar mi patrón vibracional, quiero detectar y eliminar el punto o situación en mi vida que me ha llevado a lo que estoy viviendo hoy. Esto es posible a través de la mesa radiónica.

El patrón energético negativo es creado dentro de nosotros, dependiendo de cómo vivenciamos lo que está ocurriendo a nuestro alrededor y de cómo reaccionamos ante todo ello; y dependiendo de nuestra actitud, lo negativo se instala. Después de un tiempo vivenciando situaciones así, pasas a no creer ya más que las cosas puedan ser diferentes. Lo peor de todo es cuando oímos a otras personas quejándose del mismo tipo de cosas, entonces la solidaridad negativa se instala, y nos parece que el mundo ha cambiado y que a él habrá que acostumbrarse.

¡Cambia mientras es tiempo! Elige cosas saludables para tu vida, cambia tu patrón energético, y las situaciones en torno a ti gradualmente se transformarán.
Los ambientes enfermizos son muchos y no es su sobrecarga negativa lo que nos hace daño, sino la forma en cómo reaccionamos frente a todo ello; ¡es hora de decir basta! ¡Quiero ser feliz, quiero vivir en armonía con el Universo, quiero tener un papel importante en el cambio energético de los lugares, al fin y al cabo somos Seres Divinos que estamos aquí para implantar y diseminar lo que es bueno! ¡Aquí puede caber el viejo aforismo popular que dice que, si cada cual hace su parte, el mundo será diferente!



Tras llevar a cabo un trabajo energético mediante la mesa radiónica, es posible modificar nuestra frecuencia vibratoria y lo que ocurre a continuación es un cambio de patrón vibracional, o sea, tú pasas a contemplar las situaciones vivenciadas de una manera más saludable, es decir: los cambios que hasta entonces parecían amenazadores pasan a ser nuevos desafíos, los problemas pasan a ser encarados como forma de crecimiento, ellos aumentan nuestro patrón vibracional, nos dan garra y motivación.
En este punto desarrollamos como consecuencia un patrón vibracional positivo, y todas las experiencias, ya sean positivas o negativas, pasan a ser encaradas como aprendizajes; cuando aprendemos extraemos lecciones y las situaciones no se repiten de forma negativa.

Cuando tú cambias tu patrón vibracional, logras transmutar las energías negativas de tu entorno y puedes ayudar a transmutar ambientes; cuando procedemos de esta forma, sabemos claramente a dónde deseamos llegar y el movimiento nos lleva a patrones vibracionales superiores, de los cuales el miedo, la angustia, la rabia, la discordia, la falta de amor y la falta de dinero no forman parte. Decide para tu vida, ¡yo quiero vivir así! Y encamínate hacia ese objetivo, ¡verás cómo las cosas se volverán diferentes y mejores para ti!
Las frecuencias vibratorias que forman parte de tu vida son:
Frecuencia vital: se refiere a tus aspectos de salud;
Frecuencia emocional: se refiere a tu vibración emocional, cuánto de positivo y de negativo hay en tu vibración:
Frecuencia mental: cuánto te entregas al universo y confías en él;
Frecuencia espiritual: sí, esto puede medirse, y es de fundamental importancia para tu equilibrio.

También pueden ser evaluados los bloqueos energéticos y las interferencias de campo vibracional; y créelo, si uno o más de estos aspectos está fuera de equilibrio, por más que hagas o planifiques, jamás llegarás a donde deseas, siempre habrá una sed del alma por algo, que ni siquiera tú mismo sabes lo que es.
La búsqueda desenfrenada de circunstancias o personas que puedan hacernos felices es un indicio muy claro de que estás en desequilibro con tus frecuencias energéticas, y cuando esto ocurre el patrón negativo se instala; a éste ya lo conoces bien, di no a esa forma de vivir, no te adaptes nunca a lo que es malo, esto va a agredirte internamente y hará que nunca encuentres tu felicidad de alma.
Si alguna ruptura brusca se produce en tu vida, da gracias por esos momentos, equilibra tu energía y encuentra tu verdadero espacio en este mundo.

Muchas y muchas veces encuentro situaciones tales como: la persona vivía algo muy malo y no salía de aquello por miedo a lo nuevo; la vida dio una vuelta y eliminó aquella situación mala de su vida; al momento siguiente se buscó el equilibrio energético y ¿qué fue lo que ocurrió a continuación?

¡Se abrió una enorme ventana con el sol brillando, y la armonía finalmente se instaló!
¡Confía siempre en tu poder personal y di “no” a lo que te daña en la esencia de tu ser! ¡Estás aquí para tener de todo y ser feliz! 


Fuente: http://somostodosum.ig.com.br/conteudo/c.asp?id=09959

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Las plantas en la oficina nos hace más productivos en la Oficina Publica Saludable

Las plantas en la oficina nos hace más productivos   Tener plantas verdes en nuestro lugar de trabajo enriquece no sol...