Buscar este blog

viernes, 12 de septiembre de 2014

Compartiendo la oficina

Profesionales independientes trabajando en un mismo espacio. Esto es el coworking, una práctica que se extiende



Las nuevas tecnologías dan a emprendedores y freelance la posibilidad de trabajar en cualquier sitio en el que se pueda colocar el ordenador y tener el móvil cerca, pero esa ventaja puede convertirse en un inconveniente. Trabajar solo, muchas veces desde casa, acaba quemando según los testimonios de muchos de estos profesionales que han optado por recurrir al coworking, un fenómeno nuevo que se inició en Estados Unidos y que crece en España como la espuma. En la provincia hay una quincena de espacios de coworking, locales compartidos por profesionales que, por un alquiler que oscila entre los 90 y los 200 euros al mes en función de horario y uso de equipamiento, disponen, entre otros servicios, de una mesa de trabajo, sala de reuniones y conexión a internet para desarrollar su trabajo de forma independiente pero aprovechando el contacto con sus «compañeros» para compartir ideas y fomentar proyectos conjuntos.
Entre los coworker, término con que se conoce a los profesionales que utilizan este sistema de trabajo, hay de todo: abogados, ingenieros, diseñadores, programadores, periodistas o asesores; cualquiera que no necesite un lugar concreto para trabajar y que se haya hartado de hacerlo desde casa o desde la mesa del bar. «Trabajar desde casa puede parecer ideal para quien tiene que fichar en una oficina, pero en realidad es horrible», señala Vicente Almodóvar, informático experto en la realización de páginas web que desde hace un año y medio trabaja en Yo&co, uno de los espacios de coworking de Alicante que ya lleva dos años implantado en la ciudad tal como resalta su gestora, Giselle Blau. «Acabé odiando mi casa. Me levantaba y, a veces con en pijama, me ponía a trabajar. No diferencias el ocio del trabajo y además tengo un niño pequeño y a ver cómo le explicas que estás trabajando», señalaba Vicente desde su mesa en el local que comparte actualmente con siete personas. «Trabajar así me ha cambiado la vida, levantarte e irte a trabajar es fundamental, hay que tener un ambiente laboral y además este sistema permite establecer contactos con los compañeros. Por ejemplo, coincidí aquí con un diseñador de calzado y le hice la web», indica el informático.




Marta Rey es una de las pioneras del coworking en la provincia y una gran defensora de este sistema de trabajo. «Desde hace unos años se han abierto muchos centros en Alicante pero algunos han cerrado. Ahora se va viendo una mayor profesionalización en la utilización de este sistema que da unos resultados fabulosos», ha señalado, para añadir que «en España está triunfando porque en tiempos de crisis permite disponer de un ambiente laboral y de todo lo necesario para trabajar de forma inmediata y sin hacer un desembolso económico grande, pero sin embargo, son muchos los profesionales que no lo conocen aún».
Una de las ventajas que resaltan los usuarios de este sistema es la flexibilidad de horario y el no tener que adquirir un compromiso de permanencia aunque algunos de estos espacios alquilan los huecos por un plazo mínimo de un mes. En otros casos, ni eso. «Se puede alquilar un espacio para el tiempo necesario y dejarlo cuando quieras, incluso hay gente que viene a Alicante de paso y necesita un lugar donde trabajar unos días y aquí puede hacerlo» ha señalado Johathan Delgado, fundador y gestor de Coffeework ubicado en el centro de Alicante, un espacio abierto en el que los trabajadores parecen una familia. «No todo el mundo viene a trabajar», señala, «también hay gente que viene a intercambiar ideas e incluso a pensar, y a veces vienen estudiantes o desempleados buscando apoyo o asesoramiento», añade este consultor en el área de negocio y marketing quien intenta, como gestor del espacio, «apoyar a todo el que venga, incentivar los contactos y transmitir a los miembros que tienen que buscar la diferenciación».
La mayoría de locales de coworking de la provincia tienen similares características: espacios abiertos y posibilidad de adaptación a las necesidades de los usuarios. Muchos de ellos disponen de cafetería e incluso de espacios de ocio. Lo que no falta es la máquina de café y de agua y en gran parte de ellos hay sala de juntas para que los trabajadores puedan recibir a clientes en un espacio profesional. También ofrecen en algunos casos la posibilidad de domiciliar la empresa virtual de los coworker como ocurre en el centro de Negocios de Alicante. Su director comercial, Juan Ramón Flores, relata que «es una línea de negocio que aquí no se había desarrollado pero con el tiempo empezamos a notar que había un nuevo tipo de tendencia de trabajo para un nuevo tipo de profesional: autónomos con capacidad para desarrollar negocios de arte, diseño, programación web, etc. y reconvertimos parte del centro en una zona coworking. Ahora trabajan con nosotros por ejemplo una agencia de viajes especializada en singles, varios programadores, una consultora y gente especialista en proyectos web».

Los espacios de coworking van proliferando por toda la provincia. En Elche, Sant Joan, Alcoy y Benidorm, entre otros, hay ya centros con este tipo de sistema de trabajo. El Petrer, por ejemplo, funciona desde hace un año PBC Coworking, cuyo gestor Diego Tomás ha resaltado que «las ventajas de trabajar en un entorno tan enriquecedor son casi infinitas. Realmente soy más feliz desde que conocí este concepto y empecé a aplicarlo».


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿CÓMO SE RECONOCE A UN BUEN TRABAJADOR? en la Oficina Publica Saludable

¿CÓMO SE RECONOCE A UN BUEN TRABAJADOR? El jefe de RRHH de Google es tajante: "El expediente académico no sirve para nada" La...